«Quien no se enfrenta a la adversidad no conoce su verdadera fuerza» (Benjamin Jonson. 1572-1637)

Oportunidad desaprovechada es oportunidad perdida. Tú elijes.

¡Buenos días a todos! ¿Cómo estáis llevando el ejercicio en casa? Me están llegado los vídeos con vuestro trabajo, os están saliendo muy bien. Os animo a no hacer solamente esas rutinas. Como os indiqué en la antarior entrada, disponéis en internet de muchos vídeos que os ayudarán (y a vuestras familias) a realizar pequeñas sesiones de ejercicio que son muy necesarias para evitar tantos días de inactividad.

En esta entrada no os hablo de deberes, sino de oportunidad. La responsabilidad de mantenernos en forma estos días es individual, de cada uno de nosotros. Es tu responsabilidad cuidar de ti mismo. Es tu oportunidad de demostrarte que puedes cuidar de ti y que eres una persona responsable. Pero también podemos animar a hacer lo mismo a los que nos rodean. Mira el video siguiente antes de seguir leyendo.

Ante la adversidad y el fracaso de estos deportistas tras cientos de días de sacrificio y duro entrenamiento, ¿crees que les habría sucedido lo mismo de haberse rendido? ¿Qué habria pasado si en lugar de pensar en el mañana se hubiesen quedado estancados en la adversidad del presente?

Incluso tras habiéndote esforzado durante mucho tiempo por algo, la posibilidad del fracaso está ahí. Existe. Es una realidad. Las cosas siempre pueden salir mal, pero si confíamos en nosotros mismos y en nuestro trabajo, al final lograremos estar cerca del éxito. Es la única manera de alcanzarlo. No te rindas.

El éxito es personal, el que cada uno se marque. Si estabas preparando la carrera popular, entrenabas en algún equipo, competías en algún deporte… tienes la oportunidad de demostrarte que puedes mantenerte en forma en casa. Cuando vuelvas a tus entrenamientos en la calle, en tu club, en tu piscina… valorarás mucho más todo de lo que dispones para progresar en tu rendimiento. Si no estás tan en forma o eres sedentario/a, tienes la oportunidad de empezar poco a poco en casa sin otras distracciones y con mucho tiempo libre. Cuando vuelvas a la normalidad, valorarás tener un punto de partida de condición física mejor que el de semanas atrás y dispondrás de más opciones para seguir mejorando. El camino solo se recorre dando el primer paso.

Y como los extremos no son nunca buenos, os dejo lo que puede pasar si nos venimos demasiado arriba 🙂 🙂 🙂

En los próximos días subiré entradas con algunos deberes y otras con videos para motivaros 😉 ¡Animo a todos y a moverse!